27 may. 2012

De letras y puntos.. again!

Hoy venimos en calidad de contradictorios...


No sé si no es mi momento, línea, inspiracion u que se yo.. pero por más que le he hecho la lucha no logré llegar a un buen arreglo con la siguiente:





"Oriol Laclau i Masdéu, catalán ilustre, magnate de la construcción y directivo futbolístico de gran éxito social, fallece aparentemente por causas naturales mientras disfruta de un crucero por el Nilo con sus mejores amigos. 


Su hermana Lady Roxana le confiesa a su amiga Diana Dial, antigua reportera e investigadora amateur, sus sospechas de que Oriol ha sido víctima de un asesinato. La periodista nota ese calambre en el estómago que sólo puede indicar que un caso requiere sus servicios. 


Una falsa lady, un biógrafo de oscuro pasado, una vieja gloria de la canción y un médico demasiado amigo de la inconsolable viuda son sólo algunos de los estrafalarios personajes que viajarán de nuevo por el Nilo para buscar al culpable. Maruja Torres nos ofrece en Sin entrañas una novela ágil, divertida e irónica, en la mejor tradición de su admirada Agatha Christie, en el Egipto neocolonial previo a la caída de Mubarak."

Pues con la pena y aunque no sea Miércoles confieso que no he logrado pasar mas allá de la mitad, no me he podido enganchar para nada.. 
Insisto, no será mi estilo y para quien si lo sea.... 
La imagen nos regala un viaje todo pagado..


Lo que si...
 

Escrita hace 50 años, el después Premio Nobel de Literatura envió el manuscrito de «Claraboya» cuando tenía 31 años. Nunca recibió contestación hasta que en 1999 la editorial encontró el manuscrito: "Para la editorial sería un honor publicar el manuscrito encontrado en una mudanza de las instalaciones", pero Saramago no permitió su publicación mientras él viviera


Sin duda es una novela de personajes, los vecinos de una misma casa, a quienes podemos observar a través del microscopio de su mirada y conocer sus deseos y miserias. No en balde Saramago hace toda una declaración de intenciones cuando comienza la novela -que dedica a la memoria de su abuelo- con una cita de Raul Brandâo:


«En toda las almas, como en todas las casas, 
además de fachada, hay un interior escondido».


Quienes ya hemos leído con anterioridad a Saramago podemos encontrar la afilada pluma que con cinismo, ironia y crueldad para narrar ya empezaba desde entonces, aunque a mi humilde ver creo que estaba un poco menos afilado.

Para quienes admiramos su trabajo, ésta novela nos dió una gran satisfacción.

 No tengo a la mano algun documento digital. Sólo mis buenas intenciones ..






Aún sigo queriendo tejer éste..
Gusta Uste?
Aquí está la gráfica..




La vida consiste no en tener buenas cartas, 
sino en jugar bien las que uno tiene.


Josh Billings



2 comentarios:

Mar dijo...

Te reiras de mi comadre, pero adivina, estoy terminando un Noviembre. Tenia 50 gramos de alpaca que compre en una feria donde vendian animales para los ranchos y a la que fuimos con un buen amigo de la familia. Yo andaba buscando periquitos australianos porque a mama le encantan y habia un stand de una señora que vendia alpacas y tambien productos que lograba de ellas.
Ya te mostrare!!!

orange/chocolate dijo...

No recuerdo si he leído algo de Maruja Torres y después de leer esto... tampoco sé si lo haré ahora :)
Me apunto la recomendación de Saramago.Besos

Del gusto, el tacto y el punto

Llegó la época de los membrillos .  Quienes hemos crecido cerca de la zona, solo con mencionar el  nombre se nos hace agua la boca,...